Clásico: te estacionas con prisas, bajas del auto corriendo, cierras y… ¡te das cuenta que olvidaste las llaves! ¿Qué vas a hacer ahora? Lo primero que debes hacer es tomarlo con calma y revisar si puedes conseguir un gancho o un cordón.

Si no puedes llamarle a un cerrajero, puedes intentar sacar las llaves. Primeo intenta con un gancho. Debes desdoblarlo y dejarlo como un alambre lo más recto posible. Introdúcelo en el espacio de la puerta y el marco de la misma. Si puedes introducir el gancho, ahora bájalo con cuidado, ubica en dónde está el seguro e intenta agarrarlo para abrirlo.

Ahora bien, si con el gancho fue complicado, toma un cordón, de preferencia una agujeta. Haz un nudo con un pequeño espacio para que quede una circunferencia. Mete el cordón entre el espacio de la puerta y el marco, al llegar al seguro, enrédalo con la circunferencia.

Estos consejos van precedidos por llamar a un cerrajero, pues es más seguro y te garantiza que la puerta será abierta. En Cerrajería Meléndez podemos ayudarte.